Candil naranja

A veces a uno le da por envejecer, de pronto, te sientas en la banca de un parque y te miras los pies, los sientes cansados, un poco abotagados, te miras las palmas de las manos y las heridas han cicatrizado, solo puedes apreciar unas líneas blanquecinas que se bifurcan y se entrelazan a la vez, y quedan suspendidas en un punto, como un camino sin terminar.  Puedes sentir el peso sobre los hombros, que se proyecta hacia abajo, implacable como el desencanto, y te convierte en otra estructura, en una columna de cansancio que puede parecer mas sólida y mas fuerte.  A veces, uno cree que ya vivió, que el juego ha terminado. Uno lo cree desde esa banca, y se va llenando de conformidad, de esa gris conformidad que nos hace parecer buenas personas, calmas, plenas.  Todavía no he decidido sentarme en esa banca, pero igual, he sentido cada una de las últimas mañanas, como me van cercando sus demonios;  los endebles cimientos de mi pasión se tambalean, tiemblan por un instante, pero, algo muy fuerte todavía, me obliga a estar de pié; son las ganas empedernidas por la vida que hierve, las que me aferran como pueden al sendero.  Mis ganas, esas encabronadas ansias de correr, de volar, de sentir, de arder en una hoguera, las que me levantan del piso y me sostienen en vilo, encendida como un candil naranja, de papel de china, tan iluminada como frágil e incierta.  Lo sé, el día que me siente en esa banca habré perdido; mis manos caerán, como palomas muertas sobre mi falda.  Dejaré que los grises demonios me derrumben y una tenaz enredadera de amargura me aprisione.  Ese día será, cuando llegue el desencanto.  Pero ahora, me apetece una copa mas de vino, un beso multiplicado en la humedad, una caricia,  una canción para bailar y un sueño.

Anuncios

15 comentarios on “Candil naranja”

  1. kiram dice:

    No tiene porqué llegar el día en que el gris desánimo te venza. El amor por la vida, las ganas por aprender cosas nuevas, por experimentarlas no tiene edad. Sólo si piensas que vencerá, lo hará.

    Me ha encantado,

    Saludos!

  2. Viento de Luna dice:

    Pero ese candil no está destinado a apagarse algún día. Tal vez el cuerpo se canse, pero mientras haya vida habrá luz. Creo que por mucha pasión que exista, no podemos dejar de reconocer la miseria y la belleza que se mezclan en el mundo: todo el tiempo hay que estar reconociendo eso. Al menos así lo vivo yo: luces y sombras constantes y eternas; no me dan ganas de olvidarme de nada ni de voltear la mirada. Pero cada quién siente a su manera. 🙂

  3. Ernesto dice:

    La banca tal vez te permita una nueva visión del parque qe te rodea, y por supuesto, de uno mismo depende no lamerse las heridas de la vida, sino levantarse de nuevo y saborear miles de copas de vino, posiblemente más añejo, con más cuerpo, con ese sabor que sólo proporciona la vieja madera de roble ya casi centenario.

    Tu prosa está tan cargada de poesía, y es tan perfecta, como tus versos. Siempre un placer contemplar como enlazas las palabras.

  4. ordennegro dice:

    Precioso, muy fuerte y con gran emotividad.
    No quiero dar de comer a las palomas mientras la vida se me pasa en esa banca.

    Un beso, Miriadas.

    OrdennegrO

  5. anaan dice:

    Un pequeño relato muy bien llevado.
    Ahora me apetece… una línea más de poesía.
    Besos.

  6. El desencanto no tiene por qué llegar, podemos envejecer del cuerpo y seguir jóvenes de espíritu.

    Muy bueno tu relato, saluditos. =))

  7. Gloria dice:

    Te acompaño en el empeño encabronado por vivir, quiero acompañarte. Y si alguna vez te sientas en ese banco, si alguna vez necesitas un descanso, no habrás perdido, tendrás muchas manos para tirar de ti, para ponerte en pie, estoy segura. Un abrazo Miríadas.
    (me gustan tus textos llenos de poesía, me gustan mucho)

  8. miriadas dice:

    Pero… a veces, a uno le da por envejecer.
    Un abrazo multiplicado para todos y mi agradecimiento por sus palabras, sus besos y sus abrazos, y, porqué no, sus cuestionamientos certeros; créanme, el saber que alguien al leer mis textos siente alguna emoción, es parte importante de la pasión que todavía me mueve, me levanta y me dice que estoy viva.
    Besos

    Flora

  9. nene dice:

    vamos a quemar en una hoguera todas ls bancas de todos los parques; vamos a hacer tambalear los árboles muertos del invierno y vamos a hacer florecer una vez más la primavera.
    vamos a encender de nuevo el infierno de un verano que borre todo rastro del invierno.
    todo esto y mucho más porque ya hemos perdido todo. porque ya no queda nada que perder.
    y porque (y esto es lo importante) estamos vivos
    un beso y un abrazo, y el fuego todo, sobre todo para vos.

  10. ordennegro dice:

    Para eso venimos hasta aqui Flora, amiga, a sentir la emocion de los textos e intentar plasmar el sentimiento que han clavado en nuestros sentimientos.

    Un beso

    OrdennegrO

  11. ANGELA PC dice:

    ¿envejecer? Para mí, envejecer representa crecer en sabiduría, vivir a plenitud… pero lo más importante de todo este proceso es que la imaginación no pierda su capacidad de soñar y de amar.

  12. candil de nieve dice:

    Es hermoso, lleno de imágenes,..pon la mesa llevo el vino, enciende la música bailaremos, del húmedo sudor y de la lágrima se harán los sueños.

  13. llarina dice:

    como siempre tocando la fibra 🙂 y haciendo que lo cotidiano y lo más profundo se den la mano en tus versos. Me gusta como expresas tu empeño
    en vivir, bsss

  14. miriadas dice:

    Nene, gracias por el fuego, por borrar el invierno y hacerlo florecer en una hoguera de bancas grises y heladas.

    Ordennegro, me emociona tu emoción, un beso para ti.

    Angela, querida, sólo pido eso, que no envejezca la imaginación y los sueños sobrevivan.

    Candil de nieve, enciende mis inviernos con tu vino, enciéndeme naranja con un sueño de bailes y de besos, “… no apagues el candil, o la nieve te hunde en el centro del dolor.” o la nieve me hunde en el centro del dolor.

  15. ahm dice:

    Es verdad, a uno a veces le da por envejecer y sentarse en esa banca. Quizás las introspecciónes a las que llegamos cuando estamos sentados en ella son las que no hacen desear otras cosas después.

    Hay más cosas encerradas en tus palabras.

    Me gustó.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s