Préstamo de Ernesto

Comentario para “Lluvia en el pelo”  por Ernesto.  

Deja que el sueño cobije a la noche,
que seque tu pelo de gotas de lluvia,
te reponga alas
y tu corazón
reinicie su vuelo.


Un nautilus sin huésped

Como un puerto sin barcos

una playa sin nombre

un desierto sin luna

soy arena, ventisca, remolino en el agua

sola de ti

un nautilus sin huésped.


Lluvia en el pelo

Traigo lluvia en el pelo

y alas rotas en el corazón

sin saberlo, se

que el día se desnuda y la noche no encuentra cobijo.

 


Ya ves

Es tan frágil como hermoso

el corazón de cristal que sostenemos juntos

basta un soplo, un quiebre de la brisa para hacerlo temblar

sólo son nuestras manos

el calor del aliento que lo eleva

y  a la vez, es tan fuerte y profundo

como la escencia de vida que contiene

sosténlo, no lo dejes caer

se rompería

y no habría espacio ni tiempo

para contener las lágrimas del cielo

dale un soplo

sólo un latido mas

cada día

un latido. 

 


Herrumbre

Duele, este amarre de caballos desbocados

este encierro de gallos de pelea

esta espera en capilla ardiente sin espera

sabe a llanto, huele a estiércol, quema

la amargura corta la lengua enmudecida

navaja de acero entre los dientes

sabe a metal, a frío, a herrumbre

a domingo sin fiesta, sin deseo

duele, rasga, envenena, deja viva la carne

el alma en vela.


Refracción

Brilla tu recuerdo

aún vivo

como esa imagen candente del sol

que desde el horizonte

engaña a la vista con su ausencia.


Como aroma a tierra mojada

Igual que lluvia, llegas

vienes suave, ligero como una llovizna

la primera de éste verano incendio

y yo te espero tierra, sin esperarte siempre

iluminada y feliz

recién nacida

plena.