perfil

Diletante, sadomasoquista, agridulce, transparente y rota, fantasiosa, lunática, adictaobsesivacompulsiva de lo que amo y de lo que no es mío, luego amante perniciosa, por herencia cursi contagiosa, artesana ociosa por descubrir, jubilada por accidente y por desgracia, amante de la literatura y el vino tinto de la verdad, de la dulzura de los chistes tontos, del cine que se parece a la literatura, de los buenos guiones, de la belleza, de la ternura, de la pasión desmedida, del amor que puede hacer historia y del que se hace, del amor que se dá, del que es imágen y metáfora, de los placeres de los dioses. Enemiga a muerte de la simulación y el engaño, de las reglas del juego, de la hipocresía y el mal gusto de la traición, de la mediocridad del alma, del status quo, de las mentiras, de las verdades a medias y las crueles verdades, de las medias tintas y las medias rotas. Temerosa y huésped de la muerte y el frío, del dolor del cuerpo y del alma, de la incertidumbre, de la locura, del amor que se niega, de la soledad y el olvido, de la realidad real, de los panteones y la oscuridad, envidiosa de la vida que hierve alrededor, sin mi. Demasiado joven para ser vieja y realmente vieja para no morir en el intento.

Otro perfil

Comparable con lo vulgar, pretenciosa de lo sublime,  amante de la incertidumbre y de la libre caída, suave y fugaz, aferrada a la vida por encargo, pendenciera y dócil, comadrona de la muerte y los malos momentos, aduladora, cómplice, batalladora y sobreviviente, dañada, resquebrajada, reconstruída, en proceso de restauración, damnificada de todos los desastres por venir y dulce, engañadora y gentil, áspera y seca, con sabor alimonado y mil preguntas tatuadas en la piel, prendida con alfileres al insomnio. Sorprendida siempre de la fragilidad del amor,  amante de los baños frescos, perfumados de canela y albahaca, de las noches amantes y las mañanas amada, traicionera ingenua, adicta a la fantasía, al delirio, a la alucinación y a la derrota, desposeída y poseedora de toda la fortuna y el amor verdadero, el que muerde y lastima. Sedienta de anís y de un abrazo mas, esperanzada en el tiempo y en los arrebatos de la pasión. Aventurera venida a menos en la balsa transatlántica de la duda. Charlatana nerviosa, que se muerde las uñas de desamor, y ríe, entre paredes pintadas de azul y desmemoria. Y sin embargo, viva, dispuesta siempre, a ser deslumbrada por la vida y su intenso resplandor.


Tareas para un domingo

Despejar los cristales de humo y telarañas

esas cortinas que lo empañan todo

sacudir el polvo de las viejas fotos

deshacerse de ellas

arrancar de las paredes el verde sucio del moho

detener el latido

ahogar el impulso

secar el beso

silenciar la voz

callar las manos de caricias y sueños

sofocar el ruido de la respiración

y en el último trago de aire denso

mirar por la ventana el azul profundo

el océano infinito de la noche

por un instante

ser aire

ser brisa

ser leve.


Frappé de silencios

Carámbanos de pena

las frías manos de la melancolía

frappé de silencios mezclados con olvido

densa la noche

la luna tirita entre suspiros

jirones de nubes como gasas, amarillentas, grises

el invierno de agosto en las mejillas

en el vientre

el frío crepuscular del desconsuelo.


Las caras de mi neurosis

He pensado mucho sobre la trivialidad, sobre la férrea intrascendencia en la que, a veces se instalan mis días, y por casualidad, hoy me he dado cuenta de que algo no marcha bien, cuando en una velada con la familia y un amigo de mis hijos, desconocido hasta éste día para mi, después de beber solo una cerveza, platiqué sobre mi idea, obsesión dije, de pintar, algun día mis dibujos neuróticos.  Al parecer no advertí la expresión de extrañeza o de indiferencia de todos, cuando lo dije y me esforcé en hacerlos comprender de qué estaba hablando; Son esas caras, dije, que uno ve en las paredes, los rostros que se forman con las manchas, que cuando estoy contenta, son caras felices y dije esto último poniendo una expresión de felicidad y haciendo ademanes con las manos, pero cuando ando mal, porque me siento enojada, triste o cansada, veo caras horribles, con grandes sombreros como humaredas que salen de sus cabezas.  Hasta entonces me di cuenta, con sorprendida extrañeza, de que mi plática no era adecuada para ese momento, cuando vi al invitado extranjero con la boca abierta y la mirada mas distante que intrigada y mi hija soltó un -es que nadie debe tener manchas en las paredes, queriendo poner fin a mi discurso y aún entonces, insistí en tratar de convencerlos, – es cierto, mis paredes tienen manchas y texturas,  y mi piso también, es igual que cuando encuentras figuras en las nubes, -ustedes no los ven?- les preguntaba.  Fue inútil, me sentí perdida, extraviada, en la orilla de todo.  Estaba sosteniendo una conversación o un soliloquio de borrachos, cuando nadie había bebido de más, estaba en toda mi sobriedad, pero, como siempre mostrando una parte de mi que no es de interés para nadie, sobre un tema, por demás intrascendente y ni era el momento ni el lugar para hacerlo.  Antes de eso, cuando el invitado dijo que le gustaban unos dibujos que cuelgan en mis paredes, le expliqué que eran de un talentoso artista local y le mostré un dibujo del mismo pintor, que guardo por encargo,  es un poco chocante, de un escandaloso ramplón y pueblerino, pues retrata a una pareja entrelazada por falos imposibles que salen de sus cabezas y de sus bocas, que además es un mal dibujo, hecho sobre un cartón de caja de algún vino, a tinta roja de bolígrafo.  No se en que estaba pensando, he tenido una larga jornada de cansancio y espera, tampoco he dormido mucho los últimos días, y aunque me horroriza hasta el escalofrío cruzar la leve línea  fronteriza de la cordura y me preocupe el tema de la trivialidad y la intrascendencia, estoy segura de que algún pintaré las caras de mi neurosis, que por cierto, hoy se ven sombrías, diría que se miran un poco acobardadas.


Todavía no se

Las hay

pastillas para no soñar

para olvidar, para dormir

para dejar de ser gay

para adormecer la libido y conformarse

castraciones químicas

para no sentir, ni desear, ni querer, ni añorar, ni ansiar

hormonas

nembutales setenteros

ansiolíticos mas antidepresivos

sustitutos legales de la vida

del sexo

de las drogas

del ruido, de la música estridente, de las luces

Conformarse

quedarse quieto

la saliva estancada

la pasión, como un retrato en sepia

el amor

el futuro

como recortes de noticias que han pasado hace décadas

que ya no importan

que no hicieron historia

Todavía no se

cuando parar, cuando sentarme en una banca y no sentir que está rota

dar de comer a las palomas sin sentir que no es el tiempo

que aún no llega el día de la conformidad

que no es la noche de cerrar los ojos

y sea la penumbra confortable de la paz

la serenidad demente del olvido

la lucidez sin asombro

todavía me sacuden los demonios

cada día, cada noche, me estremecen

me abrazan

me  entorpecen el sueño

el ansia, el dolor, la maravilla, el fuego, el desencanto, el miedo, la alegría fugaz

el deseo

la añoranza de todo lo inasible

el reflejo escurridizo de la vida que no cesa

por mucho que yo haga

por miles de píldoras, de ungüentos, de sermones

de baños de agua fría

no se acaba

la búsqueda

el encuentro

el despertar continuo no termina.


Es un asunto de relatividad

No me cuentes la película, no me hables del teatro del absurdo, no refresques tu memoria de cervezas sin mi, yo moriría por un minuto de tí, por un saludo tuyo, esperaría horas y horas bajo el sol, por ver tu cara, por verte pasar, no por quedarte.  Por eso, no me cuentes tu dinero, cuando sabes que soy pobre,  sé de tu fortuna, porque te tienes y te bastas,  lo sé, eso lo veo, y es como si pusieras el acento en te olvidé, yo sé que lleva acento en la e,  de eternidad sin verte.  Sabes, mi tiempo es otro tiempo, es un asunto de relatividad, en mis horas  cuatro días sin saberte, son miríadas de segundos que se arremolinan en siglos de horas silenciosas y grises, tres días, ignorada de ti, son un charco maloliente de llanto y flores secas.  No me tengas piedad, mejor, quédate contigo, no me des a probar el sabor de tu deseo, soy adicta, lo sabes, no me des más veneno.


Amsterdam

Mis pasos amarillos
rompen el hielo
amanecido en las calles lejanas
de cualquier puerto
no dejan huella
se evaporan las pisadas
en un crujir fugaz
no es terciopelo blanco la nieve envejecida
es cristal
añicos de la luna
opacidad de siglos caídos, al descuido del tiempo
silenciosa es la nieve
de silencio es el agua sin fondo, ni marea
silencioso el tranvía
sólo rompe el silencio ese crujir ansioso de pisadas que no vuelven
que no saben
aún
a que han venido.